sábado, enero 01, 2011

LA BELLA DURMIENTE DEL BOSQUE

--Decidme, noble anciana, por vuestra vida: ¿yace aquí la princesa que está dormida, esperando ha dos siglos un caballero?

--La princesa de que hablas en tu conseja, ¡soy yo…! ¿no miras? Estoy muy vieja, ¡ya ninguno me busca y a nadie espero!

--Y yo que la procela de un mar de llanto surqué…¡Yo que he salvado montes y ríos por vos!--¡Ay!, caballero, ¡qué desencanto!

…Mas, no en balde por verme sufriste tanto: tus cabellos son blancos, ¡como los míos!
asómate al espejo de esa fontana, oh, pobre caballero…¡Tarde viniste! Mas, aun puedo amarte como una hermana, posar en mi regazo tu frente cana y entonar viejas coplas cuando estés triste.

No hay comentarios: